No Más Humo en el Hogar
Nota del Dr. Juan José Giannetti
Los niños expuestos al cigarrillo son más propensos a contraer afecciones respiratorias. Recomendamos enfáticamente a los mayores no fumar en casa.

El humo del cigarrillo aumenta el riesgo de que los niños padezcan neumonías, bronquitis, asma, otitis, síntomas respiratorios crónicos y hasta cardiopatías en la adultez. Ellos son los principales fumadores pasivos, ya que aspiran involuntariamente el humo de los adultos que los rodean. El riesgo aumenta considerablemente en las embarazadas que fuman, por cuanto pueden perjudicar la salud del feto, provocándole daños irreversibles en su desarrollo.

Recomendamos, en forma terminante a los padres, no fumar delante de sus hijos. En niños con tendencia a las afecciones respiratorias, como el asma y los broncoespasmos, el tabaco es el principal desencadenante de un cuadro agudo, mientras que en quienes ya tienen alguna afección, agudiza los síntomas. En todos los casos, predispone a contraer afecciones respiratorias.

No sólo contamina el humo que despide el fumador, sino también el que queda en el ambiente. Cada cigarrillo desprende más de 3.000 productos tóxicos, que tardan varios días en eliminarse en un ambiente cerrado.

Si bien consideramos la exposición al tabaco como el principal riesgo ambiental dentro del hogar, no es el único. También mencionamos a los aerosoles y los sahumerios, que muchas veces son utilizados para extraer el olor a cigarrillo. Recomendamos ventilar los espacios cerrados, y no usar ninguno de estos productos, porque también son humos que contaminan el ambiente.

Es importante hacer notar a los padres la importancia de que en su hogar se respire aire puro, ya que esto favorece el tratamiento del niño que padece problemas respiratorios.
El pediatra le indica a un niño con broncoespasmos un tratamiento con nebulizaciones, pero si ese niño continúa expuesto al cigarrillo, la terapia no dará buenos resultados.
También los efectos de la contaminación del ambiente a causa del humo del cigarrillo, lo predisponen, a largo plazo, a padecer cardiopatías en su adultez.

Los efectos perjudiciales se incrementan en la mujer embarazada. La embarazada que fuma perjudica la salud de su bebé en gestación, provocándole daños irreversibles en su desarrollo. Es frecuente que el bebé nazca desnutrido, porque el cigarrillo produce una vasoconstricción que ocasiona la disminución del riego sanguíneo que lo alimenta. A ello se agregan el riesgo de partos prematuros, o en el peor de los casos, el aborto.

Asimismo, recomendamos especialmente a los padres y familiares que decidan seguir fumando, que nunca lo hagan cuando los niños y/o mujeres embarazadas estén presentes.

CONSEJOS PRÁCTICOS A LOS PADRES
A continuación, ofrecemos una serie de consejos a los padres para generar ambientes saludables para los niños. (Esto vale también para la mujer embarazada):

· Airear los ambientes y evitar fumar dentro de la casa. Ventilar y abrir las ventanas y que entre el aire y el sol.

· Si se tiene un hijo con alguna afección respiratoria, no utilizar una estufa a leña, porque es contaminante. Conviene usar un calefactor eléctrico.

· No utilizar aerosoles o sahumerios en el hogar, porque también contaminan el ambiente.

· Las embarazadas no deben fumar. El cigarrillo es un veneno durante todo el embarazo, pero es especialmente nocivo en los primeros meses de la gestación.

· Si la mayoría de la familia es fumadora y hay un niño con afección respiratoria, convencer a todos para que no fumen dentro de la casa. Plantearlo como una recomendación fundamental del médico que lleva adelante el tratamiento.

En el humo del tabaco se han descrito alrededor de 4.500 sustancias, la mayoría tóxicas para la salud. Algunas tienen la capacidad de producir cáncer; otras, lesiones irreversibles en el aparato respiratorio, e incluso se detectaron sustancias radioactivas.


Las sustancias tóxicas más nocivas son:

· NICOTINA: Droga causante de la adicción que produce el cigarrillo. Cuando se deja de consumir habitualmente se desarrolla un intenso síndrome de abstinencia.

· MONÓXIDO DE CARBONO: Gas tóxico responsable de enfermedades cardíacas y vasculares. Se encuentra en el humo de combustión del cigarrillo en un nivel de concentración muy por encima de lo permitido en ambientes industriales con un alto porcentaje de contaminación.

· ALQUITRANES: Conjunto de hidrocarburos aromáticos policíclicos productores de cáncer.

· SUSTANCIAS OXIDANTES: Capaces de producir bronquitis crónica y enfisema pulmonar.
Estas sustancias también están presentes en los cigarrillos suaves.

FUTURA MAMÁ: NO FUMES DURANTE TU EMBARAZO, Y SI ERAS UNA FUMADORA HABITUAL, APROVECHA ESTA OPORTUNIDAD PARA DEJAR EL CIGARRILLO PARA SIEMPRE.

ES UN VALIOSO CONSEJO QUE TE DA EL SERVICIO DE GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA DE LA CLÍNICA PARRA.
Desarrollado por SHAJAF