Caricias Intrauterinas
Nota del Dr. Juan José Giannetti
La piel de todo el cuerpo, desde los primeros meses de la gestación, se prepara para recibir múltiples estimulaciones cutáneas.

El tacto es uno se los sentidos más importantes, porque permite al ser humano reconocer el mundo físico, el de las emociones y comunicar.

El proceso de una buena sensibilidad táctil es muy importante para el normal desarrollo de las competencias sensoriales, motoras y cognitivas del niño.

Durante la existencia intrauterina, el futuro bebé,(que todavía está privado de la vista) cobra especial importancia porque lo ayuda a intercambiar con el mundo que lo rodea y lo prepara para su futuro crecimiento en el exterior.

La haptonomía forma parte de las ciencias humanas; se preocupa de la manera en que la persona percibe el mundo y se integra en su relación afectiva con sus semejantes.

La haptonomía, conocida también como ciencia de la afectividad, estudia y desarrolla las acciones y la interacción emotiva del hombre.

En el campo de la obstetricia, constituye un método revolucionario para establecer una comunicación precoz con el niño por nacer. Su sistema está basado sobre el hecho de pensar al bebé, hablarle y, sobre todo, acariciarlo a través del vientre, transmitiéndole los sentimientos mediante el tacto.

Esto ha demostrado cómo la percepción del futuro bebé no se limita solamente al útero materno, y que puede advertir las caricias provenientes del exterior y de reaccionar cuando la panza de la mamá es acariciada o contenida. De este modo los futuros padres pueden calmar al bebé cuando está nervioso, así como participar de sus sentimientos.

A través de la haptonomía, con el futuro bebé se establece un vínculo afectivo y se instaura una relación. El niño responde a sus padres, que dialogan con él mediante caricias y “presiones” sobre el abdómen materno a través de los movimientos de su pequeño cuerpo.

El principal beneficio consiste en establecer un contacto a través de la piel, que aporta otras numerosas ventajas:

Ø El padre que desarrolla un rol activo durante la gestación podrá establecer con mayor rapidez el vínculo afectivo con su hijo. Algunos estudios afirman que el precoz interés paterno por la existencia del futuro hijo influye positivamente sobre el crecimiento psíquico del niño.

Ø El futuro bebé desarrolla su sistema sensorial con rapidez y puede contar con una reacción y una sensibilidad elevada.

Ø Junto con el momento del parto, la preparación haptonómica ayuda a la madre a superar el dolor, porque se concentra en su hijo.

Ø El niño haptonómico se caracteriza por un crecimiento mayormente autónomo y comunicativo, gracias a la relación afectiva y a la estimulación recibida durante la vida intrauterina.

El tacto acerca al bebé al mundo de las sensaciones.


CONSEJO PARA LAS EMBARAZADAS

Futura mamá: Aprovecha este lenguaje especial, que es el tacto, las caricias sobre tu panza, para comunicarte con tu bebé en gestación y transmítele tus mejores sentimientos. Él te responderá con suaves movimientos de placer que te llenarán de gozo y felicidad.
Desarrollado por SHAJAF